TRAS LOS MUROS DE UNA MENTE OLVIDADA

Tras este sólido escudo que defiende mi mente se esconden un cúmulo de sensaciones

una vez mas dañadas por la incertidumbre de un oscuro mañana.

Abriré los ojos frente a un espejo constantemente empañado

por el vaho que este aplastante lugar desprende,

contaminando mis pulmones y clavándose en mi

garganta cuales cuchillas afiladas.

Una vez más, pienso en correr

Pueden ser fáciles soluciones a este laberinto que,

sin aparente salida, seguiré recorriendo, empujando puerta por puerta,

subiendo escalón tras escalón.

Abriendo las ventanas para dejar en libertad este oscuro presente,

confiando en que un oscuro mañana ilumine estas cuatro paredes

que me resguardan de lo inhóspito.