POESÍA PARA UN SUEÑO ETERNO

La ilusión de haberlo encontrado

y la esperanza de mantenerlo a lo largo de otros mil años.

Todo con lo que siempre habían soñado,

la hermosa poesía que todo el mundo quisiera haber escrito,

era lo que ellos tenían.

Nada se interpondría entre ellos más que la vieja dama blanca.

Todo se esfumó con la facilidad con la que el humo desaparece en el aire.

Sus cuerpos permanecieron inertes en el suelo,

con la mirada fija en un punto,

esperando el chorro de aliento que les devolviera a la vida.

La imagen de la retina se aleja

y así acaba la trágica historia de dos personas

que solo deseaban llegar a convertirse en una sola.