CULTO AL SUICIDIO

Artes oscuras que incineran nuestro corazón
sombras que sangran sin cesar
culto al infierno que con su agonía nos llevó
a un fatídico final

Demonios que juzgan las almas sin perdón
jugando a ser dios
condenaron nuestras vidas a la crucifixión
que en la noche nos sentenció

Desde el averno de la desesperación observa a lo lejos
la figura de un ser que sin compasión reza a nuestro dolor

El frío del metal invade nuestras venas
presiona nuestra carne y la penetra
sangre caliente palidece nuestra tez
mientras apaga vuestra sed

En mi pensamiento veo los destellos
de una luz que ilumina mi camino
rastro sangriento que humedece nuestros huesos
cráneos ardiendo en el infierno

La dulce melodía que la muerte susurró a nuestros oídos
llenó de angustia todo nuestro interior suplicando salvación

Las sombras de un suicidio inminente nos persiguen sin parar
removiendo las entrañas de un tormento que jamás terminará