MÁRTIR DE LA CONCIENCIA

Aquí es donde empieza la verdadera batalla

Llamáis guerra a la sangre de los inocentes, a las lágrimas del indefenso

Cultiváis el terror en detrimento de lo que vuestros ojos no quieren ver

Enmendáis vuestros errores tras una cortina hecha de viejo y sucio papel

Que envuelve mis pulmones extenuando hasta el último aliento de mi certidumbre

Hoy la llave de vuestros macabros propósitos me abrirá

La puerta para recuperar lo que es nuestro

El acero formará parte de mi

Podéis quedaros con vuestro poder, podéis quedaros con vuestra lucha

Con vuestro ideal de un mundo justo para todos

Mi contienda ha finalizado

Sin el único impulso de mi existencia

Ya no os necesito…